¿Qué funciones cumplen los doctores en derecho para las Empresas?

Hay dos profesionales que todo negocio necesita desde el principio: un contador y un abogado. Las razones para contratar a un contador son bastante obvias: necesitas a alguien que te ayude a establecer tu “plan de cuentas”, revisar tus números periódicamente y preparar todas las declaraciones de impuestos federales, estatales y locales necesarias.

Sin embargo, la razón para contratar a un abogado de negocios puede no ser tan evidente. Un buen abogado de negocios le proporcionará asistencia vital en casi todos los aspectos de su negocio, desde el cumplimiento básico de la zonificación y el asesoramiento sobre derechos de autor y marcas comerciales hasta la constitución formal de la empresa y las demandas y la responsabilidad. En primer lugar, algunas reglas generales sobre el trato con los abogados:

Si le demandan, es demasiado tarde. La mayoría de las pequeñas empresas posponen la contratación de un abogado hasta que el policía esté en la puerta entregándoles una citación. Un grave error. El momento de contratar un buen abogado de negocios es antes de ser demandado. Una vez que le han entregado una citación y una demanda, es demasiado tarde el problema ya ha ocurrido, y es sólo cuestión de cuánto tendrá que pagar (en costas judiciales, honorarios de abogados, acuerdos y otros gastos) para que se resuelva el problema.

El sistema judicial se parece mucho a un hotel, es fácil entrar en la corte, pero muy difícil salir una vez que has sido “atrapado”. La mayoría de los abogados están de acuerdo en que aunque a nadie le gusta pagar los honorarios de los abogados por nada (diablos, dejémonos de rodeos–a nadie le gusta pagar o tratar con abogados, punto), pero los honorarios que un abogado cobrará para mantenerte fuera de problemas son sólo una pequeña fracción de los honorarios que un abogado cobrará para sacarte de problemas una vez que han ocurrido.

¿Un bufete grande o pequeño?

En general, cuanto más grande sea el bufete de abogados, mayores serán los gastos generales, por lo que las tarifas por hora que se espera que pague serán más altas. Aún así, los bufetes más grandes tienen una serie de ventajas sobre los pequeños.

En los últimos 20 años, los abogados se han vuelto increíblemente especializados. Si usted utiliza un profesional solo o un pequeño bufete como abogado(s), es probable que no tengan todas las aptitudes que usted puede necesitar para hacer crecer su negocio. No se conoce a ningún profesional en solitario, y muy pocas empresas pequeñas (menos de 10 abogados) que puedan ocuparse de sus demandas, negociar el alquiler de su oficina o espacio de venta al por menor, presentar una patente o marca comercial, redactar un acuerdo de licencia de software, asesorarle sobre el despido de un empleado problemático y supervisar la reunión anual de su empresa. Tarde o temprano, estos “generalistas” tendrán que remitirle a especialistas, y usted se encontrará tratando con dos o tres (o incluso más) abogados.

Aunque las empresas más grandes son más caras de tratar, tienen dos ventajas significativas:

  1. Suelen tener todos los conocimientos jurídicos que se necesitan “bajo un mismo techo”, y
  2. Tienen mucha influencia en la comunidad jurídica local, regional y (tal vez) nacional. Una carta desagradable de un bufete de abogados “poderoso” con oficinas en 30 estados es mucho más intimidante que una carta desagradable de un abogado solitario que no está admitido para ejercer en el estado del acusado.

Además, estar conectado con un gran bufete de abogados bien establecido puede tener beneficios intangibles: pueden estar dispuestos a presentarle fuentes de financiación o a utilizar su nombre como referencia cuando se busquen acuerdos de asociación. Ciertamente, si usted dirige una empresa de rápido crecimiento que planea cotizar en bolsa (o venderse a una gran empresa) algún día, tendría que trabajar con abogados cuyos nombres sean reconocidos en las comunidades de banca de inversión y capital de riesgo.

Funciones que cumplen los doctores en derecho según su especialidad:

Al igual que los médicos, los doctores en derecho se están especializando cada vez más. Alguien que hace mayormente testamentos, cierres de casas y otros asuntos “no-comerciales” probablemente no sea un buen candidato para su negocio. Como mínimo, necesitará los siguientes conjuntos de habilidades. Cuantas más habilidades residan en el mismo ser humano, mejor:

  1. Contratos. Necesitará un abogado que pueda entender su negocio rápidamente; preparar el formulario estándar de los contratos que necesitará con los clientes, consumidores y proveedores; y ayudarle a responder a los contratos que otras personas querrán que firme.
  2. Organizaciones empresariales. Necesitará un abogado que le ayude a decidir si una corporación o una sociedad de responsabilidad limitada es la mejor manera de organizar su negocio, y preparar los documentos necesarios.
  3. Bienes raíces. Los contratos de arrendamiento de espacios comerciales, como oficinas y tiendas, son muy complejos y siempre se redactan para beneficiar al propietario. Debido a que tienden a ser documentos de “forma impresa”, puede estar tentado a pensar que no son negociables. No es así. Su abogado debe tener un “addendum del inquilino” estándar, que contenga disposiciones que le beneficien, que se puedan añadir al formulario impreso del contrato de arrendamiento.
  4. Impuestos y licencias. Aunque su contador preparará y presentará las declaraciones de impuestos de su negocio cada año, su abogado debe saber cómo registrar su negocio para obtener los números de identificación de impuestos federales y estatales, y comprender las consecuencias fiscales de las transacciones comerciales más básicas.
  5. Propiedad intelectual. Si usted está en un negocio de medios de comunicación, diseño u otro tipo de negocio creativo, es ciertamente un “plus” si su abogado puede ayudarle a registrar sus productos y servicios para la protección federal de marcas y derechos de autor. Generalmente, sin embargo, estas tareas son realizadas por especialistas que no hacen nada más que trabajo legal de “propiedad intelectual”. Si su abogado dice que “se especializa en pequeñas empresas”, entonces debería tener una estrecha relación de trabajo con uno o más especialistas en propiedad intelectual.

La mayoría de los abogados cobrarán una tarifa fija por única vez para asuntos rutinarios, como la formación de una corporación, pero no ofrecerán una tarifa fija a menos que usted la pida. Asegúrese de preguntar si la tarifa plana incluye los desembolsos (los gastos de bolsillo del abogado, como los gastos de presentación y los gastos de mensajería de un día para otro), y cuándo se espera que se pague la tarifa plana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *