El desguace de vehículos, buena idea de negocio

El número de las proverbiales “cuatro ruedas” aumenta con cada año. Los estamos reemplazando cada vez más a menudo, y de acuerdo con la ley, los modelos dañados deben ser eliminados adecuadamente. Un coche chabola combinado con una estación de desmantelamiento es una idea ideal para un buen negocio. Además, la Unión Europea está cambiando la normativa y simplificando la burocracia para que los gobiernos puedan apoyar a los futuros empresarios.

Los fondos de arranque son una oportunidad para las personas que tienen el objetivo de crear su propio negocio o desarrollar uno ya existente, pero que no tienen los fondos para hacerlo. Con el apoyo financiero de fuentes externas, es mucho más eficiente para los empresarios realizar la idea de su propio negocio, que es la cancelación de vehículos.

La inversión en el desguace de coches

Así que antes de que podamos esperar ingresos por el desguace de coches, tenemos que invertir mucho, empresas como tudesguace ya iniciaron sus actividades. La base será montar el equipo necesario para desmontar los coches, transportarlos y recuperar las piezas que luego podrán ser comercializadas. Además, también tendremos que invertir en una plaza en los suburbios, donde compraremos coches y prepararemos las piezas para su posterior transporte.

La compra profesional de coches debe funcionar de forma totalmente legal, por lo que tendremos que invertir en permisos. Una vez que hayamos completado las formalidades requeridas, todo lo que tenemos que hacer es reclutar personal. La elección ideal será gente que haya trabajado anteriormente en el taller de reparación de coches.

Montando la estación

Como pueden ver, montar una estación de desmantelamiento de vehículos no es fácil. No olvidemos que el éxito de una decisión sobre una subvención no nos exime de cumplir con las obligaciones requeridas por la institución que la subvenciona.

La principal es la obligación de mantener la actividad comercial durante un período no inferior a 12 meses a partir de la fecha de inicio de la actividad comercial, y en caso de incumplimiento de la obligación – devolver el dinero recibido junto con los intereses. A pesar de algunos riesgos y responsabilidades relacionados con la propia actividad, muchas personas asumen este reto con convicción sobre su éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *