¿Cuánto gana realmente un dentista?

En todas las profesiones hay personas que ganan mucho y otras que ganan poco, incluso en el campo de la odontología. Algunos dentistas ganan millones de dólares, tienen un consultorio situado en Madrid y viajan por todo el mundo. Mientras tanto, hay otros que luchan por ganar 60.000 euros al año.

Esto hace que uno se pregunte por qué hay una discrepancia tan grande entre dos personas que ejercen la misma profesión. Aunque algunos factores, como la ubicación geográfica, marcan la diferencia, es algo más que eso.

Para resolver este enigma, hemos investigado un poco. Sigue leyendo los datos de Dentista Urbina Salamanca  para conocer la respuesta a la pregunta: ¿Cuánto gana un dentista?

¿Cuánto gana un dentista?

El salario medio de un dentista es de 153.900 euros al año. Mientras tanto, el ingreso medio de la mayoría de los estadounidenses es de unos 50.000 euros al año.

Y alrededor de una cuarta parte de los estadounidenses ganan menos de 25.000 dólares al año, lo que significa que la mayoría de los dentistas que empiezan ganan tres veces más de lo que gana la mayoría de los estadounidenses. Esto hace que te preguntes cómo es posible que un dentista gane menos de la mitad de lo que ganan la mayoría de sus homólogos.

Diferentes tipos de odontología

No existe un solo tipo de odontología. Un ortodoncista se especializa en ayudar a enderezar los dientes. Un cirujano oral realiza una odontología más compleja, como las endodoncias.

Un dentista puede optar por trabajar en las urgencias de un hospital. Otros prefieren dedicarse a la investigación en tecnología dental.

Otro puede sentirse obligado a viajar por el mundo con un programa internacional de salud y ayuda.

El salario de un cirujano oral es diferente al de alguien que trabaja en un programa internacional de salud y ayuda.

Pero el tipo de odontología que se elija para ejercer es sólo un factor que influye en los distintos salarios de los dentistas. El lugar donde se ejerce la odontología también cuenta.

Un dentista de ciudad tendrá más pacientes potenciales que suelen ganar sueldos más altos que un dentista de campo.

Conocimiento del negocio

No todo el mundo quiere tener y gestionar un negocio, y no todo el mundo debería hacerlo. Es increíblemente difícil y requiere mucho tiempo.

Y, desgraciadamente, en la facultad de odontología no te enseñan a dirigir un negocio con éxito. Tampoco se entiende el verdadero coste de gestionar un negocio hasta que se está en las trincheras.

Aunque factures más de 600.000 dólares, tus ganancias seguirán siendo de unos 180.000 dólares una vez pagados los gastos del negocio. Eso si no hay ningún problema inesperado, como el robo de un empleado, con el que haya que lidiar.

En los años sesenta, un dentista podía trasladarse a una comunidad en la que no hubiera otros dentistas y hacer crecer su negocio al instante. No había necesidad de hacer publicidad porque a menudo eras la única opción de atención dental en kilómetros.

Marketing y publicidad

Un dentista que entiende el marketing y lo incorpora a su estrategia de negocio tendrá mucho más éxito que uno que ignora las oportunidades de marketing. Eso incluye el marketing online y offline. Los profesionales de la salud tienen que trabajar duro para ganarse y mantener la confianza de sus pacientes.

Algunos dentistas han empezado a asociarse con otros dentistas que trabajan juntos en el mismo lugar. Eso afecta al salario medio de los dentistas.

También hay cadenas dentales que se están haciendo más populares. Algunos dentistas están optando por trabajar para otro dentista en lugar de ser su propio jefe. Muchos ven ahora la importancia de crear una marca propia para ganar credibilidad en su comunidad.

Los sueldos de los dentistas cambiarán en función del número de personas que contraten en su negocio y de cuánto les paguen. También cambiará en función de lo bien que anuncie y comercialice su negocio.

Malos hábitos de gasto

Si todavía se pregunta cuánto gana un dentista, esto no responde a la pregunta de con cuánto dinero se jubilará. No todo el mundo tiene buenos hábitos de gasto.

Algunos se olvidan de pagarse a sí mismos primero. No ahorran para el futuro y no tienen un plan financiero. En cambio, gastan el dinero en ropa, viajes, casas y coches. El gasto excesivo, independientemente de tu profesión, acabará pasándote factura.

Tanto si ganas un buen sueldo como si no, es imprescindible que aprendas a crear un presupuesto operativo para ti y tu familia. Así te aseguras de que, aunque ocurra algo malo, tendrás suficientes ingresos para cuidar de todos.

Contrata a un buen planificador financiero y a un contable para que te ayuden a planificar tu futuro financiero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *