Cómo obtener una tarjeta de crédito para adolescentes

Las tarjetas de crédito para adolescentes-menores de 18 años pueden ser una muy buena idea. Son más seguras de llevar que el dinero en efectivo. Si se pierden o son robadas, pueden ser reemplazadas rápidamente y en muchos casos, en las tarjetas robadas, todo o la mayor parte del dinero es usualmente devuelto al usuario.

Existen redes de seguridad financiera establecidas a través de las compañías emisoras. Si se producen gastos inusuales, muchas veces ellos llamarán y se asegurarán de que el gasto fue del usuario. Además, una tarjeta de crédito puede ayudar si un adolescente se encuentra en una circunstancia inesperada en la que se necesitan fondos inmediatamente, como por ejemplo, si su auto se descompone o si surge una emergencia.

Tarjeta de crédito para adolescentes

La mayoría de los adolescentes son muy responsables, especialmente en esta época de alta tecnología. Los adolescentes han aprendido a manejar situaciones complejas y a adaptarse a más circunstancias que nunca antes. Un adolescente que ha manejado otras responsabilidades en el pasado, muestra una visión de cómo manejará nuevas responsabilidades en el futuro.

Un adolescente responsable que ha manejado el uso de un teléfono celular correctamente, que no lo ha perdido y que usualmente sigue las reglas de los padres sobre su uso, sería un buen candidato para llevar una tarjeta de crédito o débito. Han expresado su madurez a través del uso adecuado de algo de valor.

Una tarjeta de débito prepaga también puede ser otra buena opción. Si una tarjeta de crédito para un adolescente no es lo que se quiere, entonces esto podría ser un primer paso para introducir al adolescente en el mundo financiero del crédito.

Una cierta cantidad de fondos puede ser cargada en la tarjeta y después de rastrear el uso financiero del adolescente por un periodo de tiempo determinado, se pueden hacer determinaciones en cuanto a su nivel de madurez. Una decisión puede ser hecha en cuanto al uso de una tarjeta de crédito real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *